Infección

 

¿Qué es una infección de vías urinarias?

Los riñones son coladores de la sangre, filtran los productos de desecho de la sangre; es decir, los riñones forman la orina, pasa a los uréteres que conectan a la vejiga y de ahí pasa por la uretra por donde sale de nuestro cuerpo, todas estas estructuras en condiciones normales son estériles. La contaminación de la vía urinaria se llama infección de vías urinarias (IVU).

 

De acuerdo a la porción de la vía urinaria afectada recibe su nombre:

  • Infección del riñón: pielonefritis.

  • Infección de la vejiga: cistitis.

  • Infección de la próstata: prostatitis.

  • Infección de la uretra: uretritis.

 

¿Cómo se manifiesta?

Se caracteriza por el dolor o ardor al orinar, la sensación permanente de ganas de orinar, orinar con mucha frecuencia pero poca cantidad, dolor por encima del pubis, incontinencia (salida involuntaria de orina), dolor en la espalda, salida de orina turbia, con sangre, fétida, que puede ser leve a severo, con o sin fiebre, incluso puede causar la muerte. Si las infecciones de vías urinarias ocurren frecuentemente y no se atienden de forma adecuada son causa de insuficiencia renal crónica.

 

¿Cuáles son las causas?

Existen circunstancias que favorecen la presentación de las infecciones de vías urinarias como son la menopausia, el contacto sexual, malformaciones urinarias, alteraciones anatómicas como vejiga caída, prolapso uterino, el embarazo, la diabetes, obstrucción de la vía urinaria, la disfunción de la vejiga por lesiones nerviosas, la litiasis o piedras en los riñones, el reflujo de orina de la vejiga a los uréteres, el uso de sondas o catéteres a vejiga.

 

¿Cómo se diagnostica?

Te recomiendo que acudas con tu médico de preferencia, no inicies tratamientos caseros ni te hagas tesitos que te recomendaron.

Tu médico te hará preguntas sobre tus molestias y te revisará. Siempre es conveniente demostrar la infección por un estudio que se llama examen general de orina y si sale alterado lo ideal es tomar un urocultivo con antibiograma, así como una biometría hemática en sangre para determinar la gravedad de la infección. En el paciente diabético debe además realizarse determinación de glucosa en sangre ya que durante las infecciones puede haber descontrol metabólico e incluso requerir atención hospitalaria.

Si las infecciones se repiten o las molestias continúan después del tratamiento, tu médico determinará los estudios a realizar.

 

¿Cuáles son los factores de riesgo?

  • Malformaciones congénitas, como dobles sistemas colectores.

  • Procesos obstructivos, estructurales, mecánicos o funcionales, por ejemplo estructuras que presionan ureteros, litiasis (piedras), espasmos prolongados o vejiga neurogénica, frecuente en diabéticos, la cual no puede vaciarse por deterioro de las fibras nerviosas.

  • Embarazo, el útero frecuentemente presiona los ureteros. Es de vital importancia la detección temprana de las infecciones de vías urinarias, ya que son causa de aborto, partos prematuros lo que origina bebés inmaduros con problemas al nacer o incluso muerte del producto dentro de la madre.

  • Disminución de las hormonas, bien sea por la etapa premenopáusica o durante la menopausia en la que cambia la acidez vaginal y se adelgazan los tejidos que habitualmente protegen a la mujer. Este problema se incrementa con la edad, además en la vejez se ve favorecida por la incontinencia urinaria.

  • En las mujeres el inicio de su vida sexual activa favorece su aparición, ya que la uretra es muy corta y es mas fácil que las bacterias asciendan.

  • El sexo anal se relaciona con mayor riesgo.

  • En los hombres después de los 40 años la próstata puede crecer y es una glándula que puede llegar a tapar la uretra masculina, al obstruir la salida de la orina puede ocasionar estancamiento de la misma, en casos avanzados se tapa por completo la uretra y ocasiona retención aguda de orina, en donde el tratamiento es colocar una sonda y aunque se ponga por muchos cuidados por el personal de salud hay riesgo de introducir bacterias.

  • El paciente inválido o con alteraciones para el vaciamiento de la vejiga por compromiso de las raíces nerviosas o de todo aquel que requiere de sondeo continuo.

 

¿Cómo se trata?

El tratamiento siempre debe ser otorgado por el médico para evitar las infecciones crónicas, infecciones de vías urinarias complicadas y la resistencia bacteriana. La resistencia puede presentarse por dosis insuficientes, antibiótico equivocado, antibióticos múltiples, o interrupciones del tratamiento. Esta resistencia ocasiona la generación de bacterias más agresivas e invasoras.

El tratamiento de las infecciones bajas y no complicadas podrá ofrecerse en casa, pero las infecciones más altas y graves podrán incluso requerir tratamiento antimicrobiano combinado en hospitalización.

Para la administración del antibiótico idealmente debe contarse con urocultivo, aunque en infecciones muy sintomáticas el médico iniciará un tratamiento convencional de acuerdo a las bacterias más frecuentes y posteriormente podrá rectificar en caso necesario el tratamiento una vez contando con el resultado del urocultivo.

Toma todo el medicamento recetado por tu médico, aún cuando ya hayan desaparecido las molestias. Si dejas de tomar el medicamento antes de terminar el ciclo indicado, es posible que recurra la infección.

Si no se trata la infección, es posible que los riñones se dañen o que la infección se pase a la sangre, pudiendo ocasionar la muerte.

Los tesitos que venden en el mercado no se sugieren, mejor ve a la segura con tu médico nefrólogo.

 

¿Cuáles son las complicaciones de las infecciones no tratadas o mal tratadas?

Las infecciones en etapa inicial se pueden curar con un tratamiento simple, sin embargo si no son tratadas a tiempo pueden existir varias complicaciones entre las que se encuentran:

  • Resistencia bacteriana.

  • Infección más grave de la inicial.

  • Infección ascendente que pueda llegar a los riñones.

  • Formación de absceso renal (pus) o alrededor del riñón.

  • Cicatrices que generan insuficiencia renal crónica.

  • Necesidad de quitar el riñón por infección intratable con riesgo de muerte.

 

¿Qué recomendaciones te doy para evitarlas?

  • Sigue las indicaciones de tu médico.

  • Dile a tu médico TODAS TUS MOLESTIAS.

  • En las mujeres después de orinar o evacuar, LÍMPIATE SIEMPRE DE ADELANTE HACIA ATRÁS.

  • BAÑATE DIARIO Y BIEN.

  • EVITA EL SEXO ANAL.

  • Cuando orines vacía por completo tu vejiga, si notas dificultad presiona por encima del pubis para ayudar a que salga la orina.

  • CUANDO TENGAS RELACIONES SEXUALES, VE A ORINAR DESPUÉS, para barrer las bacterias que pudieron haber subido o entrado a la vía urinaria por fricción.

  • USA ROPA INTERIOR DE ALGODÓN o prendas que tienen algodón en el puente que cubre tus genitales.

  • CAMBIATE DIARIO LA ROPA INTERIOR.

  • Si tu médico no te lo contraindica BEBE MUCHA AGUA 2-3L AL DÍA.

  • Evita el uso de jabones fuertes, duchas vaginales, cremas antisépticas y productos para la higiene femenina (aerosoles o polvos) en los genitales.

  • Acude con tu médico familiar para tu chequeo de la próstata a partir de los 40 años.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

nefrologo df