LO QUE DEBE DE SABER SI LE DIAGNOSTICARON CÁNCER DE RIÑON

 

El cáncer es un crecimiento descontrolado de las células de alguna parte del cuerpo, formando un tumor. Es un cáncer raro y difícil de diagnosticar, porque generalmente cuando da molestias ya está avanzado.  De 100 personas a las que les da cáncer, este se presenta en 2 casos. Afecta con mayor frecuencia personas entre 50 a 80 años (la edad promedio es a los 64 años) y ligeramente en mayor cantidad a hombres comparativamente con mujeres. De los cánceres renales hay varios, el más común es el carcinoma de células claras.

 

¿CUÁL ES LA CAUSA?

No se sabe.

Un factor de riesgo es cualquier cosa que afecte su probabilidad de tener una enfermedad como el cáncer. Los distintos tipos de cáncer tienen diferentes factores de riesgo. Algunos factores de riesgo, como el fumar, pueden cambiarse. Otros, como su edad o sus antecedentes familiares, no se pueden cambiar. En la enfermedad renal poliquística, o sea las personas que desarrollan quistes en los riñones, deben mantenerse en vigilancia hasta cuando ya se encuentren en terapia con diálisis o hemodiálisis por el riesgo de malignización de un quiste.

El tener un factor de riesgo, o incluso varios factores, no significa que una persona padecerá la enfermedad. Además, algunas personas que adquieren la enfermedad puede que tengan pocos o ninguno de los factores de riesgo conocidos. Aun cuando una persona con cáncer de riñón tiene un factor de riesgo, a menudo es muy difícil saber cuánto contribuyó ese factor de riesgo al cáncer.

Entre los factores de riesgo asociados al estilo de vida y al trabajo son: el tabaquismo, la obesidad, exposición al cadmio, herbicidas, solventes orgánicos.

Algunas personas heredan una tendencia a desarrollar ciertos tipos de cáncer.

El riesgo de cáncer de riñón es mayor en las personas con presión arterial alta.

 

¿CÓMO SE MANIFIESTA?

Los cánceres de riñón en etapas iniciales por lo general no causan ningún signo o síntoma, pero los tumores más grandes sí pudieran presentarlos. Entre algunos de los posibles síntomas y señales del cáncer de riñón se incluye:

  • Sangre en la orina (hematuria).

  • Dolor en un lado de la espalda baja (no causado por un golpe).

  • Una masa o protuberancia en el costado o espalda baja.

  • Cansancio (fatiga).

  • Presión alta.

  • Pérdida de apetito.

  • Pérdida de peso sin hacer dieta.

  • Fiebre que no es causada por alguna infección y que no desaparece.

  • Anemia.

 

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?

Primero se puede sospechar por las molestias, es cuando se solicitan estudios, por ejemplo se pueden realizar exámenes de orina para buscar células malignas (citologías urinarias), en estudios de sangre puede haber algunas anormalidades en las pruebas de función del hígado o elevación del calcio, se pueden solicitar estudios de imagen como ultrasonido, tomografía, resonancia, radiografía de tórax, gammagrama óseo, que nos ayudan tanto a determinar el tamaño, hasta dónde se ha propagado,  la respuesta al tratamiento y detectar si el cáncer está regresando.

 

SI YA LE DIJERON QUE TIENE UN TUMOR EN EL RIÑON,  ¿QUÉ SIGUE?

Primero se tiene que ver hasta dónde se extiende el riñón, esto se llama estadificación, porque de acuerdo a esto va a depender el tratamiento.

 

¿CÓMO SE ESTADIFICA EL CÁNCER RENAL?

El sistema de clasificación por etapas más común para el cáncer de riñón es el que provee el American Joint Committee on Cancer (AJCC) o clasificación TNM:

  • La letra T indica el tamaño del tumor primario y si éste ha crecido hacia el interior de las áreas cercanas.

  • La N describe la extensión de la propagación a los ganglios o nódulos linfáticos adyacentes (regionales). Los ganglios linfáticos son pequeños grupos de células del sistema inmunológico, en forma de un frijol, a donde a menudo se propagan primero los cánceres.

  • La M indica si el cáncer se ha propagado (ha producido metástasis) a otras partes del cuerpo. (Las localizaciones más comunes de propagación son los pulmones, los huesos, el hígado, cerebro y los ganglios linfáticos distantes).

Los números o las letras que aparecen después de la T, N y M proveen más detalles acerca de cada uno de estos factores. Los números del 0 a 4 indican la gravedad en forma creciente. La letra X significa “no puede ser evaluado” porque la información no está disponible.

 

Categorías T para el cáncer de riñón

TX: no se puede evaluar el tumor primario (la información no está disponible).

T0: no hay evidencia de un tumor primario.

T1: el tumor sólo se encuentra en el riñón y no mide más de 7 cm de ancho.

  • T1a: el tumor mide 4 cm de ancho o menos y sólo se encuentra en el riñón.

  • T1b: el tumor mide más de 4 cm, pero no más de 7 cm de ancho y sólo se encuentra en el riñón.

T2: el tumor mide más de 7 cm de ancho, pero sigue limitado al riñón.

  • T2a: el tumor mide más de 7 cm, pero no más de 10 cm de ancho y sólo se encuentra en el riñón.

  • T2b: el tumor mide más de 10 cm de ancho, y sólo se encuentra en el riñón.

T3: el tumor invade una vena principal o el tejido alrededor del riñón, pero no invade la glándula suprarrenal (ubicada en la parte superior del riñón) o ni crece más allá de la fascia de Gerota (la capa fibrosa que rodea el riñón y el tejido graso cercano al riñón).

  • T3a: el tumor crece hacia la vena principal que sale del riñón (vena renal) o hacia el tejido adiposo que rodea el riñón.

  • T3b: el tumor crece hacia la parte de la vena grande que conduce al corazón (la vena cava) que se encuentra dentro del abdomen.

  • T3c: el tumor ha crecido hacia la parte de la vena cava que se encuentra dentro del tórax o crece hacia la pared de la vena cava.

T4: el tumor se ha propagado fuera de la fascia de Gerota (capa fibrosa que rodea el riñón y el tejido adiposo adyacente). El tumor puede haber invadido la glándula suprarrenal (encima del riñón).

Categorías N de cáncer de riñón

NX: no se pueden evaluar los ganglios linfáticos regionales (adyacentes) (la información no está disponible).

N0: no se ha propagado a los ganglios linfáticos adyacentes.

N1: el cáncer se ha propagado a los ganglios linfáticos cercanos.

Categorías M de cáncer de riñón

M0: no hay propagación a los ganglios linfáticos distantes o a otros órganos.

M1: hay presencia de metástasis distante; incluye propagación a ganglios linfáticos distantes y/o a otros órganos. El cáncer de riñón se propaga con más frecuencia a los pulmones, los huesos, el hígado o el cerebro.

 

Agrupación en etapas

Una vez que se han asignado las categorías T, N y M, esta información se combina para asignar una etapa general de I, II, III o IV. Las etapas identifican cánceres que tienen un pronóstico similar, y de este modo son tratados de una manera similar. Los pacientes con etapas de números más pequeños tienden a tener mejor pronóstico.

Etapa I: T1, N0, M0

El tumor mide 7 cm o menos de ancho, y sólo se encuentra en el riñón (T1). No hay propagación a los ganglios linfáticos (N0) ni a órganos distantes (M0).

Etapa II: T2, N0, M0

El tumor mide más de 7 cm de ancho, pero sigue limitado al riñón (T2). No hay propagación a los ganglios linfáticos (N0) ni a órganos distantes (M0).

Etapa III: cualquiera de los siguientes:

T3, N0, M0: el tumor crece hacia una vena principal (tal como la vena renal o la vena cava) o hacia el tejido alrededor del riñón, pero no crece hacia la glándula suprarrenal o fuera de la fascia de Gerota (T3). No hay propagación a los ganglios linfáticos (N0) ni a órganos distantes (M0).

T1 a T3, N1, M0: el tumor principal puede ser de cualquier tamaño y puede estar fuera del riñón, pero no se ha propagado fuera de la fascia de Gerota. El cáncer se ha propagado a los ganglios linfáticos (N1), pero no a ganglios linfáticos distantes ni a otros órganos (M0).

Etapa IV: cualquiera de los siguientes:

T4, cualquier N, M0: el tumor principal crece fuera de la fascia Gerota y puede que esté creciendo hacia la glándula suprarrenal encima del riñón (T4). Puede o no haberse propagado a los ganglios linfáticos adyacentes (cualquier valor de N). No hay propagación a los ganglios linfáticos distantes ni a otros órganos (M0).

Cualquier T, cualquier N, M1: el tumor principal puede ser de cualquier tamaño y puede haber crecido fuera del riñón (cualquier T). Puede o no haberse propagado a los ganglios linfáticos adyacentes (cualquier N). Hay propagación a los ganglios linfáticos distantes y/o a otros órganos (M1).

 

¿CÓMO SE TRATA EL CÁNCER RENAL?

En las etapas más tempranas, cuando el tumor está sólo en el riñón  el tratamiento es quitar el riñón  con todo lo que le rodea, esto se llama nefrectomía radical, es la única modalidad terapéutica demostrada.

En los casos más avanzados, cuando el tumor ya se extendió a otros órganos (es decir que tiene metástasis),  la quimioterapia y radioterapia han mostrado pobres resultados, por lo que se les da manejo con inmunoterapia (también llamada terapia biológica)  también con bajas tasas de respuesta. 

En el tratamiento y seguimiento intervienen el Urólogo o cirujano oncólogo, el Oncólogo y el Nefrólogo. El urólogo o cirujano oncólogo determinan si es candidato a manejo quirúrgico, el oncólogo valora si se administra terapia biológica  y en nefrólogo para dar seguimiento a la función renal, en especial cuando se quedan con un riñón, porque a cierta edad ya no se compensa tan adecuadamente la ausencia del otro riñón, en especial si hay otras enfermedades añadidas como diabetes o hipertensión.

 

¿SI LE DIAGNOSTICARON CÁNCER EN EL RIÑON ES POSIBLE CURARSE?

Muchos se curan, todo va a depender en la etapa en que se diagnosticó.

A los que les diagnostican cáncer en el riñón,  a los  5 años siguen vivos en general 6 de cada 10, 1 de cada 3 al momento del diagnóstico ya tiene metástasis (o sea el cáncer ya lo tiene regado) y 1 de cada 4 ya tiene una enfermedad muy avanzada.

De acuerdo a la clasificación TNM:

Etapa   Tasa de supervivencia a 5 años

I              81%,  de 100 personas que les diagnosticaron cáncer en el riñón a los 5 años 81 siguen vivas.

II            74%, de 100 personas que les diagnosticaron cáncer en el riñón a los 5 años 74 siguen vivas.

III           53%, de 100 personas que les diagnosticaron cáncer en el riñón a los 5 años 53 siguen vivas.

IV           8%, de 100 personas que les diagnosticaron cáncer en el riñón a los 5 años sólo 8 siguen vivas.

Eso no significa que sólo vivan 5 años, pueden vivir mucho más.

 

¿ES POSIBLE PREVENIR EL CÁNCER DE RIÑÓN?

En muchos casos la causa del cáncer se desconoce, en otros, no puede prevenirse incluso cuando la  causa sí se conozca, como en los casos de enfermedades hereditarias que aumentan el riesgo de padecer cáncer.

No fumar, ya que hasta 1 de cada 3 casos de cáncer de riñón se relaciona al tabaquismo.

Mantener un peso saludable, consumiendo una dieta balanceada y haciendo ejercicio.

Hacerse chequeos constantemente para detectar  enfermedades  como la presión arterial alta llevando  seguimiento y control.

Evitar trabajar en lugares donde uno tenga contacto con sustancias dañinas como el cadmio, solventes orgánicos, petróleo.

No consumir la fruta estrella o carambolo.

No tomar pastillas milagrosas para bajar de peso.

 

 

¿SE PUEDE DETECTAR TEMPRANAMENTE EL CÁNCER RENAL?

Algunas veces, estos cánceres alcanzan un gran tamaño sin causar ningún dolor u otros problemas.

Debido a que los riñones se encuentran en un área profunda del cuerpo, los tumores pequeños del riñón no se pueden ver o sentir durante un examen físico.

No existen pruebas de detección recomendables que se puedan usar para la detección temprana del cáncer de riñón en personas que no presentan un riesgo aumentado, sólo se recomienda la detección en personas con riesgo elevado como en aquellas con afecciones genéticas.

 

 

Fuentes:

Floege Jurgen. Comprehensive Clinical Nephrology, Saunders-ELSEVIER, EUA, 2010.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

nefrologo df