Hoy traigo información sobre la salud emocional.

 

¿Qué es buena salud emocional?

Las personas con buena salud emocional son aquellas que saben enfrentar situaciones estresantes y los problemas de la vida diaria, se sienten tranquilos consigo mismas y tienen relaciones con los que los rodean saludables.

Muchas situaciones en la vida pueden afectar la salud emocional y generar situaciones de  tristeza, ansiedad, soledad.

 

Los cambios favorables pueden ser tan estresantes como los cambios desfavorables:

  • Perder a un ser querido.

  • Enfermarse o sufrir un accidente.

  • Divorciarse o casarse.

  • Perder un trabajo.

  • Tener problemas de dinero.

  • Mudarse.

  • Tener un bebé.

  • Tener un hijo que se va o que regresa a la casa.

  • Tener un ascenso en el trabajo.

Como te darás cuenta todos hemos pasado por alguna de estas situaciones.

 

¿Cómo pueden mis emociones afectar mi salud?

El cuerpo es muy sabio y responde también de acuerdo a lo que pensamos, sentimos y actuamos. Cuando estamos estresados, ansiosos o enojados, la mente nos avisa cuando algo no anda bien; por ejemplo, la presión se puede subir, puede presentarse ardor estomacal o dolor abdominal cólico.

 

¿Cuáles son los síntomas que pueden  presentarse cuando está alterada la salud emocional?

  • Aumento o disminución del apetito.

  • Cansancio.

  • Dolor de espalda.

  • Dolor en el pecho.

  • Estreñimiento o diarrea.

  • Malestar general.

  • Falta de energía.

  • Dolor de cuerpo.

  • Dolor de cabeza.

  • Presión arterial alta.

  • Insomnio o dificultad para dormir.

  • Problemas sexuales.

  • Tensión en el cuello.

  • Baja autoestima.

  • Dolor estomacal.

  • Dolor tipo cólico en el abdomen.

  • Cambios de peso.

También puede haber más predisposición a infecciones, principalmente en tiempos difíciles, cuando uno tiende a descuidar la salud. Es un estado mental que puede originar falta de ganas para hacer ejercicio, comer comidas  poco nutritivas,  dejar de tomar los medicamentos, tomar alcohol, fumar, consumir sustancias prohibidas, descuidar el aspecto.

 

¿Porqué mi médico necesita saber acerca de mis emociones?

Yo sé que en ocasiones es difícil hablar en la consulta de las emociones. Te recomiendo que anotes tus molestias, aunque parezcan insignificantes, incluye tus emociones, todas tus dudas para que en la consulta no las olvides y se lo hagas saber a tu médico, ya que  él o ella no pueden adivinar cuándo estás estresado, ansioso o intranquilo, solamente al  verte en consulta. En enfermos renales existe la particularidad de que los problemas urémicos se solapan con los síntomas depresivos, por lo que hay que tener especial cuidado para su diagnóstico. La depresión se puede presentar en 3 de cada 10 pacientes en diálisis. En los pacientes en hemodiálisis es más frecuente la ansiedad, dada la continua incertidumbre que rodea la vida de los pacientes.

En un estudio de seguimiento de 4 años a pacientes en hemodiálisis se encontró que los más neuróticos, tienen un 38% mayores probabilidades de morir.

En los pacientes trasplantados también muchos tienden a deprimirse por haber tomado el papel de enfermo durante un buen tiempo en la familia y después del trasplante no saben ahora qué lugar ocupar en la familia, otros se dan cuenta del impacto de su enfermedad en la dinámica familiar y les crea culpas, otros se dan cuenta de que hubo engaños por parte de sus parejas, también es común los sentimientos de ansiedad al tener dificultad para incorporarse a algún empleo porque desafortunadamente sigue habiendo discriminación al sector de pacientes trasplantados.

Si tienes sentimientos negativos que son tan fuertes que te impidan disfrutar la vida, debes hablarlo con tu médico. Muchas veces no sirve de nada decirte ¡échale ganas! A veces se requiere un tratamiento que requiere el apoyo de otros especialistas como psiquiatría, psicología, tanatología.

 

¿Cómo puedes ayudar a tener una mejor salud emocional?

Expresa tus emociones adecuadamente. Si te sientes triste, enojado, ansioso o estresado y te está causando problemas físicos, expresa lo que sientes. Escribir la historia de tu vida es de mucha utilidad, no tiene nadie que leerlo, puede ser sólo para ti. Otra opción es manifestarlo a tus seres queridos, ¡ojo! Sin desquitarte con ellos. Ahora prepárate a la respuesta, a veces queremos que nos escuchen, que nos apapachen, que nos hagan sentir mejor, pero hay personas que amamos o queremos mucho, que no siempre van a responder así, ejemplo, te pueden dar su punto de vista, te pueden regañar, haciéndote sentir peor. Cuando tu familia o amigos no te ayuden a lidiar con tus sentimientos apropiadamente, por ejemplo que sea detonante de discusiones, te sientas más mal, haya gritos, violencia, aumente la sensación de tristeza, vacío o ansiedad, creo que es el momento en que debes pedir ayuda a alguien que no esté involucrado en la situación, como tu médico, un psicólogo, incluso un consejero espiritual.

 

Vive una vida balanceada. Trata de no obsesionarte con los problemas de trabajo, escuela o casa que puedan conducir a sentimientos negativos. Con esto no te estoy diciendo que finjas felicidad cuando en realidad te sientas deprimido o ansioso. Recuerda que todos en mayor o menor medida pasamos por cosas difíciles en la vida, trata de lidiar con esos sentimientos negativos, tratando de enfocarte en lo bueno que también tienes en la vida. Llevar un diario es saludable, te ayuda a sacar tus problemas sin miedo a ser juzgado, así como a atesorar los buenos momentos que te hacen sentir feliz o en paz. Muchos estudios han demostrado que tener una actitud positiva puede mejorar la calidad de vida y también afectar positivamente la salud.  Busca lo que te llene de felicidad, si te gusta pintar: pinta, si te gusta cantar: canta, si te gusta bailar: baila, todo lo que se te ocurra.

Por la enfermedad renal crónica puede ser normal aislarse, pero debe ser sólo una etapa, hay veces que uno cree que el mundo está en contra de uno, me han dicho en varias ocasiones que en esos momentos difíciles en que fueron diagnosticados se dieron cuenta quienes  eran sus verdaderos amigos, si te ha pasado te daré mi punto de vista, recuerda también que las amistades se cultivan si no los cuidas tú también eres responsable de que esos lazos se rompan, a veces también la otra persona no quiere hacerte sentir vulnerable. A nadie nos gusta que nos vean enfermos o débiles. Conste que en ningún momento mencioné que hay que andar buscando siempre a la gente, por ejemplo, si un amigo siempre te pone pretextos para verte o llega tarde a las citas, esa relación no es saludable y hay que cortar por lo sano, puede doler ¡sí!  Pero es mejor, a ponerte de tapete de otra persona, si de por sí ya tiene uno problemas por qué cargar con más.

 

Desarrolla tu inteligencia emocional. No hay escuelas para la vida, la gente con tolerancia ante la adversidad es capaz de lidiar con el estrés de manera sana. La tolerancia ante la adversidad puede aprenderse y fortalecerse por medio de estrategias distintas. Estas incluyen tener apoyo emocional, mantener una imagen positiva de tí mismo, aceptar el cambio y poner las cosas en perspectiva, piensa en las situaciones intentando varios puntos de vista, claro que no te claves tanto en un problema porque tampoco es sano.

 

Mantén un equilibrio mente y espíritu. Trata de buscar alguna estrategia que te ayude a relajarte, con el fin de balancear tus emociones. Puedes acercarte a la religión, hacer meditación, ejercicio, yoga.

 

Cuida tu cuerpo. Para tener buena salud emocional, es importante comer sanamente, dormir lo suficiente y hacer ejercicio para aliviar la tensión acumulada. Si tienes enfermedad renal crónica, sigue las indicaciones que te da el equipo médico, sé que podemos ser rígidos en  muchas cosas, como por ejemplo la dieta, no fumar, no tomar, tomarte a tus horas tus medicamentos, recuerda que es por tu bien, cuando te cuidas exclusivamente antes de los análisis, el que se engaña solamente eres tú, ya que a la larga tu cuerpo te va a cobrar las cuentas. Muchos me han dicho “pero al fin me voy a morir”, es cierto, todos nos vamos a morir, pero les aconsejaría que hay que vivir con calidad y dignidad,  si no lo haces por ti, hazlo por los que dependen de ti, más que nada me dirijo en este apartado a los que tienen hijos pequeños, tómenlos como su inspiración.

 

Trata de ser lo más independiente posible. A  veces un ser querido con tal de ayudarte te da la medicina en la mano, no deja que ayudes en la casa, o te dice que mejor no trabajes, ¡Muchos pacientes no saben ni qué pastillas toman! Y eso en lugar de ayudar, los va perjudicando, porque también les crea un sentimiento de inutilidad. Entiendo que hay personas que de plano no pueden valerse por sí mismos, pero son la minoría. Trata de mantenerte activo, es terapéutico, una persona en casa es más fácil que se deprima, pero si ya decidiste quedarte en casa, ahí créeme que nunca se acaba el trabajo, si tienes catéter de diálisis o de hemodiálisis, o eres trasplantado, eso no te impide lavar trastes, barrer, limpiar muebles, poner la mesa, ayudar a hacer la comida, sacar al perro a pasear, sacar la basura, planchar tu ropa, colgar la ropa, recoger tu plato de la mesa.

Si ya eres mayor de 18 años toma el papel de adulto y el control de tu vida, di tus molestias y trata de que tu mamá no hable todo el tiempo por ti.

 

He conocido gente increíble en mi trayectoria como médico, personas que a pesar de la adversidad salen adelante, luchan por su vida día con día y se esfuerzan por lograr sus metas, la enfermedad renal crónica no es el fin.

 

Trata de que el pasado no arruine tu presente.

 

Cuidarse es el hábito más saludable.

 

 

Mas artículos e información aquí.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

nefrologo df