La formación de piedras (el nombre correcto son litos) en las vías urinarias, afecta dependiendo de la zona geográfica entre 1 y 14% de la población mundial.

 

El riesgo promedio de formar litos a lo largo de la vida de cualquier persona oscila entre el 5 y 10%, o sea que puede afectar a cualquier persona.

 

Los hombres son ligeramente más afectados que las mujeres, en una edad que oscila entre los 20-50 años (claro que puede aparecer antes o después de esa edad).

 

Si sabe que tiene litiasis pero no le causa molestia ¿debería preocuparse?

 

Sí, la litiasis es una causa de insuficiencia renal crónica al ocasionar que los riñones se vayan tapando, a esto se le conoce como uropatía obstructiva o hidronefrosis y aumenta el riesgo de infecciones de vías urinarias que también si no son tratadas adecuadamente son causa de insuficiencia renal crónica.

 

¿Cómo se diagnostica la litiasis?

 

El cólico nefrítico es la forma de presentación clínica más frecuente de la litiasis renal y una de las principales urgencias urológicas, se manifiesta por dolor en espalda baja que se corre al muslo.

 

colico renoureteral

 

Hasta un 1 o 2 de cada 10 hombres y 3 a 5 de cada100 mujeres, presentarán un episodio durante su vida. Se refiere que es de los pocos dolores que se pueden equiparar en intensidad a dolores de parto.

 

Otras situaciones que deben hacer sospechar la presencia de piedras es orinar con sangre (hematuria), ardor o molestia suprapúbica, dolor en la espalda, interrupción intermitente del chorro urinario, imposibilidad para orinar, orinar piedritas o arenilla, tener seguido infecciones de vías urinarias.

 

Otras manifestaciones posibles son: una alteración asintomática del examen de orina, un hallazgo en un examen de imágenes, insuficiencia renal aguda obstructiva o infección urinaria.

 

Su médico familiar en caso de sospecharlo, le solicitará estudios de imagen como radiografía de abdomen o ultrasonido o tomografía simple de abdomen para confirmar el diagnóstico.

 

¿Cuál es el tratamiento de un cólico nefrítico?

 

La mayor parte de los pacientes expulsan solitos la piedra, en el momento de la Urgencia tendría que acudir con un Urólogo para que determine el mejor tratamiento que puede incluir: medicamentos para el dolor, para las náuseas y vómito en caso de que se presenten. Se requiere usar en muchos casos diclofenaco que puede afectar la función renal en los pacientes ya con enfermedad renal crónica. Si se acompaña de infección urinaria, también determinará el manejo. Si son litos pequeños, menores a 10mm, se recomienda vigilancia cada 2 a 3 semanas y dar medicamentos para el dolor en caso de que lo presenten En ocasiones se requiere usar alfabloqueantes (alfuzosina oral o tamsulosina oral) que ayudan a la expulsión de litos.

 

¿Cuándo es necesario operarse?

 

El tipo de tratamiento se basa en la aplicación de los siguientes parámetros: el tamaño del lito, su repercusión en la vía urinaria, la anatomía de cada paciente y la localización de los cálculos.

 

En casos que no respondan al tratamiento médico para la expulsión del lito, el Especialista en Urología le comentará si es candidato a un procedimiento quirúrgico.

 

 evolución de la litiasis

  Ya una vez estable, si usted ve el lito cuando lo arroje, recójalo y llévelo a un laboratorio para que lo analicen, no lo deje pasar y también vaya con un Nefrólogo para que le haga una valoración de su función renal y estudie la causa de la litiasis, de no hacerlo es muy posible que el problema vuelva a aparecer o incluso le ocasione de forma silenciosa insuficiencia renal crónica. El Especialista en Nefrología le hará una historia clínica completa y le solicitará estudios en sangre y orina, así como de imagen (rayos X, ultrasonido abdominal, 3 recolecciones de orina de 24h en donde se miden ciertas sustancias en sangre y en orina, en algunas con modificaciones en la dieta.

 

¿Cuáles son los factores de riesgo para formar piedras?

 

Hay personas que tienen una mayor predisposición a la formación de cálculos:

 

  • Orinar poco: menos de1½ litro al día.

  • Formación muy recurrente de cálculos (en menos de 3 años)

  • Infecciones de vías urinarias de repetición acompañado de litiasis.

  • Cálculos por ácido úrico, gota o hiperuricemia.

  • Niños o adolescentes que tuvieron piedras.

  • Cálculos con predisposición genética: hiperoxaluria primaria, acidosis tubular renal tipo I, cistinuria, fibrosis quística, enfermedad de Dent, síndrome de Bartter, hipercalciuria familiar, nefropatía hiperuricémica juvenil familiar, nefrocalcinosis, riñón en esponja.

  • Hiperparatiroidismo.

  • Enfermedades digestivas como enfermedad de Crohn, malabsorción.

  • Fragmentos residuales de cálculos 3 meses después del tratamiento de cálculos.

  • Familiares que hayan tenido litiasis.

  • Riñón solitario.

  • Riñón en herradura.

  • Riñón ectópico.

  • Enfermedad renal poliquística.

  • Sarcoidosis.

  • Baja ingesta de calcio.

  • Alta ingesta de oxalato

  • Baja ingesta de potasio

  • Alta ingesta de proteínas animales

  • Alta ingesta de sodio o sal.

  • Alta ingesta de vitamina C

  • Obesidad

  • Tener diabetes.

  • Tener hipertensión arterial

  • Cirugía bariátrica.

  • Vivir en climas cálidos.

  • Ejercicio físico vigoroso sin adecuada hidratación.

  • Medicamentos: acetazolamida, vitamina D, quelantes del fósforo, laxantes, uricosúricos, triamtereno, sulfamidas, fenazopiridina, tiazidas, indinavir, alopurinol, ampicilina, amoxicilina, ceftriaxona, ciprofloxacino, nitrofurantoína, productos herbolarios supresores del apetito, amiodarona.



.
.

 

¿Por qué se forman las piedras?

 

La orina lleva las sustancias que el cuerpo no necesita, cuando está muy sobresaturada por algunas de estas sustancias, es decir, tiene una concentración de un compuesto disuelto mayor que la que puede contener, ese exceso se elimina por la formación de partículas sólidas, al ser constante permite con el tiempo el crecimiento de cristales.

 

¿De qué están formados los litos?

 

Pueden ser de varios tipos: oxalato cálcico monohidrato, oxalato cálcico dihidrato, fosfatos cálcicos, ácido úrico, otras sustancias orgánicas tales como uratos, cistina.

 

Tipos de litiasis

 

 

Si ya tuvo piedras ¿qué le espera?

 

Cuando se padeció litiasis o se arrojó una piedrita, el riesgo de que esto vuelva a ocurrir es de un 50% a los 5 años, o sea, en 5 años de 100 personas, 50 tendrán nuevamente un cálculo.

 

70% después de 9 años, es decir si ya se padeció la litiasis, se espera que hasta 7 de cada 10 personas a los 9 años otra vez tengan evidencia de litiasis renal.

 

¿Cómo se puede evitar la formación de piedras en los riñones?

 

Tomando abundantes líquidos orinando por lo menos 2 litros al día. Algunos artículos mencionan que tomar agua mineral es protectora, pero tienen bajo nivel de evidencia.

 

Otras ventajas de tomar agua:

 

Toma agua

 

Si ya tiene insuficiencia renal crónica terminal, su médico le indicará la cantidad de líquidos que puede ingerir.

 

Cambiando su estilo de vida, de acuerdo al estudio metabólico que le debieron haber llevado a cabo.

 

Poca sal, menos de 100 mEq/día.- Una ingesta alta en sodio aumenta la excreción urinaria de calcio, disminuye la concentración de inhibidores de la cristalización como

 

el citrato y empeora la respuesta hipocalciúrica a las tiacidas.

 

La restricción de calcio se recomienda en la hipercalciuria absortiva, excepto si existe osteoporosis, y en el hiperparatiroidismo primario con hiperabsorción de calcio.

 

Se recomienda también una reducción moderada de proteínas animales en los pacientes con hiperuricosuria, hipocitraturia o hipercalciuria.

 

Es necesario instaurar un tratamiento específico para corregir la anomalía metabólica, detectada en todos los casos de litiasis recidivante o si fracasa la profilaxis con medidas dietéticas.

 

Evitar jugo de toronja.

 

Disminuir la ingesta de fructuosa.

 

Ninguna es la panacea, su médico nefrólogo después de todos los estudios que le haya pedido le dirá qué es lo más aconsejable.

 

¿Sigue con molestias a pesar de que NO le detectaron piedras en los riñones?

 

Ardor al orinar o dolor en el vientre también lo puede dar una infección de vías urinarias, enfermedad pélvica inflamatoria, vaginitis, prostatitis.

 

Orinar seguido: que esté tomando mucha agua, infección de vías urinarias, vejiga de esfuerzo, hiperplasia prostática, hiperglucemia.

 

Hematuria u orina con sangre: tumores del tracto urinario, infecciones, glomerulonefritis.

 

Dolor en espalda baja: inflamación del músculo, problemas de columna o lumbalgia, infección urinaria, colitis.

 

Dolor suprapúbico: quiste de ovario, embarazo ectópico, torción ovárica.

 

Otras causas de dolor:

 Dolor de espalda

 

Tiene piedras en la vesícula biliar ¿es por lo mismo que se mencionó anteriormente?

 

No, la formación de piedras en la vesícula tiene un origen distinto y es otra enfermedad.

 

Cualquier duda consulte a su médico.

 

Cuidarse es el hábito más saludable.

 

Bibliografía:

 

Martínez R. Revisión del tratamiento farmacológico de la urolitiasis, FAP. 2012; 10(1): 18‑24.

 

Orozco R, Camaggi C. Evaluación metabólica y nutricional en litiasis renal. Rev Med Clin Condes 2010; 21(4) 567-577.

 

Dietary and Pharmacologic Management to Prevent Recurrent Nephrolithiasis in Adults: A Clinical Practice Guideline From the American College of Physicians. Ann Intern Med. 2014;161(9):659-667.

 

Frassetto L, Kohlastadt. Treatment and Prevention of Kidney Stones: An Update. Am Fam Physician 2011;84(11):1234-1242.

 

Mas artículos e información aquí.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

nefrologo df