GUIA NUTRICIONAL PARA PACIENTES CON ENFERMEDAD RENAL CRÓNICA (PARTE 1)

Porciones para dieta


Las personas que se encuentran en terapias como diálisis o hemodiálisis requieren un plan de alimentación que controle los nutrientes y líquidos que consume.
Esta guía tiene como fin orientar sobre los principales cuidados que se recomienda tener en la dieta para todo paciente en terapia de reemplazo renal. También le serán de utilidad a las personas con diagnóstico de enfermedad renal crónica para que tomen algunas recomendaciones.

¿Por qué las personas sometidas a diálisis o hemodiálisis deben seguir un plan de alimentación?
Los riñones son los filtros de los productos de desecho de la sangre. Cuando los riñones no funcionan correctamente se limita la capacidad de eliminar desechos por la orina. Las terapias sustitutivas de la función renal, ya sea diálisis o hemodiálisis, tienen la finalidad de remover parte de esas toxinas y líquido acumulado. Un plan de alimentación adecuado ayuda a reducir la cantidad de desechos que se acumulan en la sangre y por lo tanto las molestias que ocasionan esas toxinas.

¿Qué ajustes a la dieta requieren las personas sometidas a tratamientos como diálisis o hemodiálisis?
Se deberán ajustar el consumo de proteínas, carbohidratos, grasas y vitaminas y se deberá reducir la ingesta de potasio, sodio, fósforo y líquidos.



¿Cuánta agua se puede tomar?
La cantidad de líquidos va a depender del estado de cada paciente.
En general cuando los riñones fallan, no eliminan una cantidad suficiente de orina, por lo que se pueden empezar a acumular líquidos, esto ocasiona hipervolemia o aumento de líquido en la circulación, que repercute en el corazón, por tener una mayor carga de trabajo para bombear la sangre, este se empieza a hipertrofiar o crecer, hasta que llega un momento en que falla, condicionando acumulación de agua en los pulmones, manifestado por edema o hinchazón inicialmente en pies, luego piernas, genitales, abdomen, manos, cara, falta de aire o disnea, tos, síntomas que son más severos cuando la persona está acostada. Ahora, esto no le ocurre a todas las personas. A los que sí les ocurre es cuando se opta por disminuir la cantidad de líquidos recomendados.
Ahí viene la ventaja de la diálisis continua ambulatoria, en donde el tratamiento es continuo se ha visto que permite mantener por más tiempo la llamada función renal residual, que en pocas palabras es la capacidad que se tiene para seguir orinando. En la hemodiálisis por eso es muy importante el control de líquidos, ya que es más corto el tiempo en que una persona deja de orinar, si como paciente sube más de 2 litros de agua entre cada sesión de hemodiálisis, se considera un paciente transgresor que no está llevando bien la restricción de líquidos, porque si bien como médicos les podemos indicar que se les ultrafiltren 2, 2.5, 3, 3.5 litros de agua en la hemodiálisis, significa que entre cada sesión su corazón tiene que trabajar con una mayor carga de trabajo, que a la larga va a dañarlo y generarle insuficiencia cardiaca, que se manifiesta por lo que ya mencioné anteriormente.
Los jóvenes toleran mejor estos cambios, es decir que se les saquen 3 litros o más en las hemodiálisis, pero esto no significa que estén super bien. Con el tiempo muchas personas en diálisis o hemodiálisis dejan de orinar, es donde se recomienda no tomar más de 800 mililitros de todo tipo de líquidos al día. En los pacientes en diálisis que no orinan, se recomienda que estén sacando o ultrafiltrando en la diálisis de todo un día 1000 ml. En general la cantidad de agua permitida es igual al volumen de orina de un día + medio litro.
Una vez un paciente que siempre andaba hinchado, se le sacaban en cada hemodiálisis entre 3 a 4.5 litros, las sesiones las recibía 3 veces a la semana, ya no orinaba, me dijo que sólo tomaba un vaso con agua al día y al preguntarle sus hábitos, se comía 2 kilos de uvas al día, es decir cuando se les pide considerar todos los líquidos, considerar para ello el agua simple, agua de sabor o de frutas, leche, agua mineral, gelatina, frutas, caldos, jugos de frutas, refresco, cerveza, verduras. Ojo, el líquido más recomendable es el agua simple.

Recomendaciones:
1. Trate de no comer tanta sal, solo lo necesario al cocinar, hay gente que antes de probar alimentos ya está poniéndole sal a la comida. El exceso de sal produce sed y en consecuencia un aumento del consumo de líquidos.
2. Evite los alimentos salados: quesos, productos enlatados, embutidos, procesados.
3. Mascar chicle, ya que estimula la salivación.
4. Chupar limón, no abuse porque también contiene potasio.
5. Cepille sus dientes seguido para refrescarse.
6. Mida todos líquidos que ingiera, puede comprarse una botellita de agua y así es más fácil medirse y limitarse a su contenido en todo un día.
7. Evite el refresco y jugos de frutas.
8. Trate de tomar el agua simple fría.
9. Tome agua sólo cuando tenga sed.
10. Después de hervir las verduras, se sugiere saltearlas en un sartén para disminuir aún más el contenido de agua.
11. Chupar cubitos de hielo para calmar la sed.
12. Evite el caldo en las comidas.

Cualquier duda consulte a su médico.
Cuidarse es el hábito más saludable.

Mas artículos e información aquí.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

nefrologo df