Varios factores que influyen en la aparición de la enfermedad renal no se comprenden totalmente. Entre algunos de los factores con mayor frecuencia identificados se encuentran:

  • Diabetes mellitus.  La diabetes es una enfermedad que evita que el organismo use la glucosa, el azúcar que nos da energía, como debería. Si la glucosa permanece en la sangre en vez de descomponerse, es perjudicial. El daño en los riñones provocado por la glucosa en la sangre se llama nefropatía diabética. Mantener la diabetes controlada puede demorar o prevenir el daño.
  • Hipertensión arterial. La presión arterial alta puede dañar los pequeños vasos sanguíneos en los riñones. Los vasos dañados no pueden filtrar los desechos de la sangre como deberían hacerlo. Su médico nefrólogo puede determinar el origen de su presión alta, así como recetarle medicamentos para controlarla.
  • Glomerulonefritis. Estas enfermedades atacan a los pequeños vasos sanguíneos dentro de los riñones, que se llaman glomérulos, los minúsculos coladores de la sangre. Las causas puede ser infecciones, enfermedades autoinmunes, vasculitis. Se pueden manifestar por hinchazón (edema), orina espumosa (proteinuria), sangre en la orina (hematuria), elevación de la presión arterial (hipertensión arterial sistémica), entre otras. Por lo general estas enfermedades se diagnostican por un procedimiento que se llama biopsia, en donde se toma un cachito de riñon del tamaño de un fideo, para examinarlo un médico especialista en patología al microscopio. El tratamiento va a depender de la causa y de la forma en que se presenten.
  • Insuficiencia renal aguda. Algunas veces los riñones empiezan a fallar repentinamente, el nefrólogo se encarga de encontrar la causa para iniciar un rápido tratamiento para tratar de revertirla lo antes posible, para evitar un daño permanente.
  • Enfermedad renal poliquística. Es una enfermedad causada por un trastorno genético, condiciona la formación de quistes (bolitas de agua) en los riñones, con la edad causa un daño severo en los riñones
  • Nefrotóxicos. Hay medicamentos, sustancias nocivas, suplementos alimenticios de venta libre que son perjudiciales para los riñones. Cualquier persona que tome analgésicos en forma regular deberá consultar a un médico para asegurarse de que sus riñones no corren ningún riesgo.
  • Infecciones. Las infecciones de vías urinarias que afectan los riñones pueden ocasionar un daño serio, que incluso puede comprometer la vida.
  • Preeclampsia. Muchas mujeres con daño en los riñones pueden complicarse con preeclampsia, un problema que se presenta a partir del segundo trimestre del embarazo con presión alta, proteinuria (alteración en los riñones en donde se tiran proteínas por la orina) y edema (hichazón). La preeclampsia también puede ser causa de enfermedad renal o mayor daño en riñones ya de por sí dañados. Desafortunadamente muchas mujeres no llevan un seguimiento y llegan años después ya con datos de insuficiencia renal terminal.
  • Obstrucción de la vía urinaria. Se presenta cuando la orina no puede drenar a través de un uréter (conducto que transporta la orina desde los riñones hasta la vejiga), la orina se acumula, ocasiona que el riñón se hinche (hidronefrosis) y lesiona uno o ambos riñones. Dependiendo del tiempo que ha pasado tapado el riñón y la causa va a ser el tratamiento y las posibilidades de recuperación.

nefrologo df